Con material reciclado y reutilizado y con muchisimo arte, Xabier Iriondo ha convertido la basura de la compañia en orgullo de la misma.

Compartir